Mi primer cambio de armario fácil como Organizadora Profesional

Mi primer cambio de armario fácil como Organizadora Profesional

Justo por estas fechas hace un año comenzaba mi andadura como Organizadora Profesional. Dejaba una carrera como periodista para dedicarme (por siempre, espero) a ordenar armarios. Eso es lo que debió pensar mi madre cuando me vio estudiando durante todo el verano la guía ‘How to become a Professional Organizer‘ (‘Cómo convertirte en Organizadora Profesional’).

Un año más tarde puedo decir que estoy encantada con lo que hago. Disfruto con mi trabajo y cada vez más clientes aprenden a ordenar su vida con nuestro método.

Bueno, toda esta historia viene para contaros que ayer hice mi primer cambio de armario personal desde que soy Organizadora Profesional. A estas alturas ya he ayudado a varios clientes a sacar su ropa de verano, pero como ya se sabe… ¡En casa del herrero, cuchillo de palo! Así que ayer me tocó afrontar el cambio de ropa de mi armario y admito que di mil gracias por este año de experiencias y retos. Lo que todos los años me había costado cerca de 2 días ayer conseguí hacerlo en sólo 3 horas (ropa, zapatos y complementos incluidos!!).

Decidí empezar por la noche, cuando tuve que abrir las cajas (que guardo debajo de la cama) para buscar un pijama de verano después de pasar una noche horrible de calor. Debo admitir que llevaba como 4 ó 5 días abriendo las cajas por la mañana para sacar prendas puntuales. Un día saqué una camiseta al día siguiente una falda, y luego unas sandalias. Pero ayer al fin me puse manos a la obra.

Os cuento cómo fue, porque del dicho al hecho… ya sabéis!

cajas-de-almacenaje1º Paso: SACAR LAS CAJAS

Yo utilizo las mismas cajas para guardar la ropa de verano y la de invierno, así que tuve que poner las cajas encima de la cama y colocar toda la ropa de verano a un lado sobre la almohada. En este paso todavía NO toca pensar en qué ropa guardar y de cual me quiero deshacer así que intenté no mirar demasiado las prendas que iba sacando.

Con las cajas ya vacías, tocaba llenarlas de nuevo. Vamos al paso 2.

 

ropa-invierno2º Paso: LLENAR LAS CAJAS

Para llenar las cajas empece por las prendas que más espacio podían ocupar, los jerseys gordos de invierno. Yo guardo éstos en los cajones de la cómoda, y como los mantengo ordenados doblándolos en posición vertical fue super fácil pasarlos a la caja.

Cogí los montones tal cual estaban y los fui colocando uno detrás de otro. Esta posición es genial para guardarlos durante meses porque evitará que se arruguen al no tener más prendas encima que soportar.

Después de la cómoda empecé con el armario. Los pantalones, las chaquetas, y por último las camisetas, camisas y complementos (bufandas, fulares, guantes, etc). Los zapatos no los meto aquí porque están en un armario diferente y los guardo en unas cajas especiales, así que los contemplo como un cambio de armario distinto.

Este tampoco es el momento de pensar en qué prendas te quedas y cuáles guardas. Esa selección la harás cuando vuelvas a colocar la ropa de invierno en el armario. Ahora simplemente hay que llenar las cajas con todo lo que no queremos en nuestro armario esta temporada.

Con las cajas llenas y el armario libre de cosas de invierno, las cierro pero no las meto debajo de la cama todavía. Las coloco en el suelo para tenerlas a mano por si aparece alguna prenda suelta por la casa.

 

3º Paso: LLENAR EL ARMARIO

En este punto tengo toda la ropa de verano amontonada en una esquina de la cama, y medio armario todavía lleno con las prendas que no he guardado porque utilizo en verano y en invierno.

Saco toda la ropa del armario y la coloco (por categorías) encima de la cama. Limpio el armario por dentro (cajones incluidos). Y toda la ropa que tengo amontonada la separo por categorías también. Ahora tengo la cama llena de montones clasificados.

→ Miro la cantidad y decido que a la izquierda del armario voy a meter: chaquetas y pantalones. A la derecha pondré: vestidos, faldas y camisas. En los cajones: ropa de playa y camisetas para salir.

En la cómoda: camisetas, rebecas, pijamas y ropa de deporte (una categoría por cajón).

→ Ahora es el momento de decidir que TIRAR y que GUARDAR. Coloco tres bolsas grandes en el suelo: DONAR, VENDER y TIRAR.

perchas-en-el-armarioVoy seleccionando de montón en montón: primero camisetas, camisas y blusas, luego pantalones, suéter, ropa interior y pijamas, y complementos. Éste es el orden que suelo aconsejar por un motivo muy simple. Las camisetas es lo que menos nos cuesta tirar, así que empezamos por ellas para ‘romper el hielo’ y para el final dejamos lo que más nos cuesta (suele ser los zapatos y bolsos).

Una vez seleccionado todo sobre la cama tengo solamente con la ropa que conservaré esta temporada. Toca meterla en el armario.

Recuerda dos trucos básicos:

  • Todo lo que puedas doblar, mételo en cajones. Incluido pantalones. Dobla bien cada prenda para optimizar el espacio. En verano te recomiendo que guardes las perchas para las blusas que no se doblan fácil o se arrugan mucho.
  • Empieza la temporada colocando todas perchas al revés, con el gancho mirando hacia la puerta. Así, al final del verano, verás claramente qué prendas te has puesto y de cuáles te puedes deshacer.

 

Os dejo con el diagrama que hemos elaborado en Ordenarte para ayudaros a seleccionar y aprender a tirar! 🙂

APRENDE A TIRAR

Fórmate como OP
Acepto el uso de mis datos personales por parte de Ordenarte ( Más información )
¿Te gustaría trabajar como Organizadora Profesional?
Recibe toda la información de nuestros cursos 100% online y en español. Con diploma acreditativo.
Showing 3 comments
pingbacks / trackbacks

Leave a Comment

Start typing and press Enter to search

aprender técnicas de organizacióndeshacer la maleta